Viernes de micro abierto en A Nena Pepita

sábado, 19 de septiembre de 2009


Empezaré estos versos con una confesión:
Estoy tullido
Noto claramente que cojeo

(Hubo un tiempo en que fui adicto a cualquier clase de poema)

Arrojo mi sombra con desprecio

Soy un indivíduo genial, joder, pero ni siquiera
Un indivíduo
Las mujeres son unas putas adorables
Pero sobre todo unos trozos de carne
Que no son la tuya

Arrojo mi sombra con desprecio
Rota como cualquier promesa
De habitación oscura
Tabiques y retales de tu sombra

(Hubo un tiempo en que habría escrito cualquier clase de poema)

Nuestro primer encuentro estuvo engastado en la violencia
Pero una violencia encantadora como un viajero
En busca de cobijo
Una ceremonia solemne
Un requiem a los gusanos y al cadáver
De todas las felicidades pequeñas
(Yo como un fantasmal poblado de felicidades)
La felicidad
Las ganas de besarte
Tus dedos dos encantadores gusanos
Hablando del accidente con un borracho el otro día

¿Y qué queda tras de ti?

Un mundo de adorables retretes repletos de putas adorables
Hendiendo su belleza en el corazón ajeno
Maquillando su fracaso y compartiendo drogadicciones

(Pero hoy solo podría haber escrito esta clase de poema)

Y hablar de aquellos tiempos
De niños masturbándose al unísono bajo cojines
Sabiendo que tu cuerpo es la única separación posible
Entre el onanismo y el sexo

Terminaré estos versos con una confesión:
Los versos son un bello maquillaje
El poema una drogadicción adorable
Para no matarte una a una
Y mientras ir huyendo
Cojo de ti
Ni siquiera un individuo
Hacia cualquier parte tullida de tus ojos

3 garabatos:

Meryone dijo...

bienvenido de vuelta!!

el rock-a-hula es aquí, sí. la bombilla roja sólo funciona si estamos maría y yo, pero te hacemos un hueco

y me ha encantado lo de la única separación entre el onanismo y el sexo

besos

me dicen Bicha dijo...

creo que me estoy haciendo más feminista de la cuenta, y no perdono "individuo genial", que llames al género putas adorables, por muy cagado que estés.

Chema dijo...

Yo al género ni lo menciono, nunca me atrevería contra un ente tan universal y cosmético. Hablo del sexo.

Aunque reconozco que con lo de adorables me he pasado tres pueblos.

Publicar un comentario