En prosa

miércoles, 30 de diciembre de 2009


Me equivoqué al creer que la poesía no me dejaba ver el mundo. Me equivoqué al creer que el mundo no me dejaba ver la poesía. No alargaría los versos para tocarla, aunque me esperase en el margen derecho de todas mis páginas. Cerraría el cuaderno y soñaría con las cosas que la proximidad (en)vuelve inevitable. Aunque no las escriba.

Pero y si ella está siempre en el izquierdo.

Si todas mis líneas comienzan con la misma sílaba.

Y tengo que borrar.

Tantas veces que me quedo con ella aunque se vaya.



"I never loved you
and if I loved you
I wouldn’t say I’m sorry oh no
I stand outside under broken leaves"

3 garabatos:

Countess Dooku de Olivares dijo...

"Has llegado a tu casa,
y ahora, quisieras saber apra qué sirve estar sentado,
para qué sirve estar sentado entre tus pobres cosas cotidianas.
[...]
y para qué puede servir esta palabra "ahora"
esta palabra misma: "ahora",
cuando cae la nieva
cuando nace la nieve,
cuando crece la nieve en una vida que quizá está siendo la mía [...]"

ŁıĐįĄ ßãŌ dijo...

Comentario simple que me va a salir del ventrículo derecho ahora mismo:
Borrar la primera palabra (aunque sea predilecta o la misma) también es de cobardes.
Podría ser un prosopoema precioso sólo con ella y vas tú y la abortas cada vez que se te olvida el condón.

Pss

Chema dijo...

No es un prosopoema.

¿Cobardía generosa?

Lo dudo.

Creemos aprender algo cuando cambiamos de opinión.

Pero no aprender una puta cosa hace que me mantenga joven.

La belleza puede ser breve.

Y caber en una palabra, vale.

El amor no.

Ni en dos, por mucho que se repitan.

"Porque todo es igual, y tú lo sabes" :)

Publicar un comentario