distancias incalculables

miércoles, 31 de marzo de 2010


cuando empezamos a palparlo todo
nos crecieron sospechosas plumas en las cuencas oculares

de repente éramos poetas
y ya nadie supo nada de nosotros.

3 garabatos:

Lilith dijo...

¡Ay!

aminuscula dijo...

Hermoso poema. Sí, es de los que abren mundos.

Chema dijo...

¡Oh! :)

Es un poema de viajes

Publicar un comentario