La, la, la (Bajo la lluvia)

lunes, 1 de septiembre de 2008

Caminaba bajo el aguacero, porque le recordaba a una película. Pensaba que le daba mayor peso al asunto. La chupa de cuero negro cicatrizada sólo en su mitad inferior. "Para dejar asomar los latidos", pensaba. La mirada penetrando cada vez que era asaltada por sí misma en cualquier escaparate.

Amanecía y aunque la melancolía se hacía patente sobre el color del cielo, sabía que una vez filtrada a través de los nervios sobre el recuerdo, reposaría allí para siempre. Con otro sabor para el que no tenía nombre. Pero que era cercano a la nostalgia de soledad.

Había un vacío en su pecho, un vacío pesado, que presionaba sobre la boca del estómago. En un par de ocasiones hubo de retener su camino para frenar con él alguna náusea. El interior de su boca contrastaba violentamente contra la humedad del ambiente. "Deseo ser esta lluvia", fue el nombre que le dio a su sed.

Caminó y caminó sin rumbo fijo, apoyándose de vez en cuando en una esquina, para prender un cigarrillo. Le complacía la ausencia de testigos, la inexistencia de espías ante su falta de cómplices. Hacía que su desamparo cobrase una dimensión mayor, más íntima.

Cavilando en nada en concreto y en un cuerpo al que no quería dar nombre se encontró de improviso en un parquecito con vistas al puerto. Se sentó en uno de los bancos. Sin ningún tipo de aviso las lágrimas aparecieron en su cara, dejando un rastro cálido en cada requiebro trazado, aliviado enseguida por el frío de los chispazos de lluvia que para su desgracia no transpasaban el umbral de sus pestañas.

Conectó el MP3 que llevaba en el bolsillo y se puso los cascos. Sabía de memoria todo el repertorio de más de dos mil canciones. Eligió Beautiful Ones, de Suede. Se levantó y empezó a bailar. Bajo un torrente de agua dulce que arreciaba por momentos, ajeno a toda compasión propia de un ser dotado de alma. Las gotas saltaban en círculos en su torno, mientras él gritaba un "la la la" desafinado por desgarro.

Ninguna chica pasó a su lado. Pero si nosotros la situasemos con la imaginación en el lugar para él habría pasado desapercibida. De todos modos, en la media hora que estuvo dando tumbos sin ningún sentido aparente, fue visto por una pareja de avanzada edad que se dirigía a la misa del domingo en una iglesia cercana. Ella hizo un comentario a su acompañante mientras aceleraba el ritmo de sus tacones: "Es bochornoso como algunos tiran su vida a la basura con las drogas". Él no respondió, domada su opinión por 40 años de convivencia. Pero para sus adentros exclamó certeramente: "Pobre, ha olvidado ya lo que es estar enamorada". Y apretando con cariño la mano de su esposa, con una sonrisa de simpatía pellizcada de envidia por el pobre loco que dejaba atrás, cruzó la calle perdiéndose en la lejanía. Mientras el tañido del campanario y el estruendo del diluvio palidecían frente al atormentado la la la.

Tributo a Suede. Tanto Blur y tanto Oasis, que vale, también FUERON la polla, pero... y Suede? Hasta se les nombra menos que a Pulp... en fin.

7 garabatos:

Tristancio dijo...

La lluvia hace difusas las fronteras del mundo, y da rienda suelta a la pena. La lluvia limpia, por fuera. El llanto limpia, por dentro.

Y la música redime. Nos autoriza por unos minutos) a locura necesaria, para no volvernos locos.

(La ciudad se mira, de reojo, en los escaparates...).

Saludos.-

Philip Marlowe dijo...

Ta muy bueno el post, acá en mi patria no hay gente que embelese de igual forma que tú lo haces.
Saluldos desde el Perú.

La Sandiego dijo...

Ese loco enamorado bajo la lluvia, merece, como poco, que le escriban para él una canción del tipo mil horas de Calamaro..."La otra noche te esperé bajo la lluvia, dos horas, mil horas, como un perro, y cuando llegaste me miraste y me dijiste -loco, estás mojado, ya no te quiero-"

saludos

tan versátil como acústica dijo...

me gusta que le encontraras un giro diferente a imágenes que, de plano, habrían parecido comunes.

Anónimo dijo...

¿Y tú te atreves a decir que la prosa no es lo tuyo?

Esto que has escrito es genial ¡Me ha encantado!Especialmente en el primer párrafo cuando escribes: "Para dejar asomar los latidos"

Escribo ánonimo porque no tengo blog, pero para que me situes, soy amiga de Teresa(Extremeña).

Chema dijo...

Gracias a todos!

Tristancio, cualquier realidad puede hacer difusas las fronteras del mundo, bajo un buen prisma (dicen que a través del tiempo que separa cada segundo del siguiente se cuela un poco de fantasía).

Mr. Marlowe, ta bueno, Bros.

La Sandiego, no sé si ese loco se lo merecería, pero tengo el presentimiento de que le habría encantado :)

Andrea, esa es mi ilusión, dibujar con palabras comunes realidades comunes y que luego llegue alguien, lea, y le parezcan especiales. Gracias :)

Y a la anónima... María? Muchísimas gracias, a ver si coincidimos. Por cierto, dile a Teresa que o me comenta alguna vez o me voy a enfadar considerablemente con ella (bueno, enfadado no que me reservo, pero algo cercano :).

Y sí, :)

Kate dijo...

"Dibujar con palabras comunes realidades comunes y que luego llegue alguien, lea, y le parezcan especiales". Una frase muchas veces vivida, pero muy pocas pensadas. Hoy le doy un acierto. Palabras comunes convertidas en remedios a la distancia. Palabras que desde muy lejos expresan sentimientos cercanos. Dónde estoy yo, dónde estás tú. es muy fácil saberlo, pero mejor es imaginarlo.

Publicar un comentario