El retorno

viernes, 7 de noviembre de 2008

Me gustaría que esta entrada no fuese necesaria. De hecho, he pasado un buen rato cavilando si lo sería. Tiempo malgastado. Porque nada más agarrar el teclado la dureza de las teclas y la gandulería de las palabras me lo han dejado bien a las claras. Un mes es mucho tiempo, colega. Ya no contábamos contigo. Sí, como saludar a un grupo de viejos amigos. Y notar al instante que han estado hablando de ti. Y no demasiado bien.

En el segundo párrafo llegan los porqués. Y sus no lo sés dándoles réplica. A mi qué me contáis, la vida es así, ya sabéis. Uno no elige su destino. Y muchos etcéteras. Pero seamos francos, siempre se pueden alegar garzones (chiste fácil, lo siento). Quiero decir, que siempre es posible tratar de explicarse. Y si no sabes por dónde empezar, el principio tiene toda la pinta de ser una buena elección.

Un buen día dejé de fumar. Digo un buen día a priori, porque a posteriori ha sido bastante jodido. Pero por convención social diré que fue positivo. Pese a engordar cinco kilos en una semana. Consecuencias... algo tan natural como sentarse, encender un cigarrillo y pensar sin estar pensando, dejando que piense solo, que las cosas aparezcan en la cabeza... desapareció. Así es como se pierde un hábito. A fuerza de arrancarte otro.

Aparte de eso, las cosas no me han ido muy bien últimamente. Es como cuando crees que estás viviendo una historia, y un giro argumental desvela que estabas viviendo otra. Como el final del sexto sentido. Sí, nos entendemos. Y cuando las cosas empiezan a venir mal, parece que se ponen de acuerdo. Quizás por primera vez necesitaba realmente alguien que me salvase. En fin, demasiadas cosas en la cabeza, y demasiado reales.

Y hay formas y formas de reaccionar. Aunque quizás todo se reduzca a las cinco fases del duelo. Ya sabéis: negación, ira, negociación, depresión y aceptación. Aunque yo no negocio demasiado, es increíble lo ajustada a la realidad que en ocasiones está la psicología. Ahora estoy saliendo de la fase depresiva. Así que es buen momento para escribir de nuevo. O tanto como otro cualquiera.

Como en todo regreso al hogar hay que traerse algún regalo, el mío será llevar este blog por un derrotero más personal y cercano. Por el momento, he hecho algún que otro cambio estético: mejora de las fuentes utilizadas, uso linux y no lo había notado pero eran casi ilegibles en windows; comentarios incrustados en la propia página, antes incompatibles con mi plantilla y el nuevo gadget followers, que he renombrado como lectores, el intento de google por consolidar blogger como una red social. Además, la canción de la semana será realmente una diferente cada semana, que desde que la hice aparecer no la he cambiado nunca. Y finalmente, y dada la práctica defunción del blog de los gaiteiros, he pensado en recuperar la línea de las mitificadas por todos cronotajas y chematajas (hay que reconocer que fue un formato de indudable impacto social, ambos autores recibimos amenazas, las mías de muerte), en una nueva sección cuyo nombre aún no he pensado. ¿Alguna idea?

En fin, sólo me resta agradeceros todas las visitas y todos los comentarios que habéis dejado estas tres semanas, estoy deseando devolvéroslos reiteradamente. Nada más. Capítulo 93, pasemos de página.

P.D.: Estudiantes de Salamanca, prometo ponerme con Silvio mañana mismo :)

10 garabatos:

ŁıĐįĄ ßãŌ dijo...

Justo el otro día hice un trabajo sobre las redes sociales...! xD.
Sin Tuenti?? ooh.. ¿?¿?¿?¿
He ido a lo de Yolanda sí, y... muy bien, cm casi siempre. Recitó mi poema favorito (de ls d su autoría, claro) y habló de Poesía(L) (de qué si no...).
Tengo esto un poco aBAOndonado... pero... la conexión de Santiago me impide huellear por estos lares... en breves todo será diferente muajajajaj!
un bso!

MonikaMDQ dijo...

Me alegra tu regreso y tu "adios a la depre", vamos que vos podés!
MUy buenos los cambios que hiciste, me gustaron
Y q mas decirte, que nos seguimos leyendo despues de este tiempo y eso es bueno!
besote

María dijo...

OH!! qué alegría ver que has vuelto a escribir; y que las cosas comiencen a irte mejor ;)
La nueva orientación que das al blog, parece muy interesante... a ver que surge. Respecto al nombre del que pides sugerencias... no tengo ninguna; eso de "bautizar"nuca se me ha dado bien =(

Un saludo!!

Laura dijo...

ya te extrañabamos.

La Sandiego dijo...

Un retorno no se explica. Solo regresa, y regresa del todo.

Elisa dijo...

La escritura ha sido para mí siempre una buena terapia. Me alegro de tu regreso, y estaré por aquí espiando tus pasos.

Un saludo desde mi balcón!

dijo...

Pues a escribir Chema...

Lo que afuera de ti pasa, se transforma en lo que escribes... tal vez ahora nos toque leer cosas diferentes, pero que de seguro mantendran tu estilo...

A veces a fuerza de esas cosas de la vida, del destino o de se que yo, se madura y se crece...

Aqui estare al tanto...

Saludos...

histrionismoilustrado dijo...

Como el retorno del arcángel Gabriel a el paraíso, épico y necesario.

Alex dijo...

¿Quién dijo que vivir sea fácil? Sino que aburrido.

MonikaMDQ dijo...

Bueno, ahora que volviste ¿no te vas a volver a ir no? :)

Publicar un comentario