Dos poemas sobre el viento y una canción amarga

jueves, 19 de junio de 2008

Hoy ha sido un día pausado y abro esto a modo de diario, lo sé. Pero bueno, justo ahora de madrugada cuando más palabras tengo en la boca me faltan los interlocutores. Suerte que es tener un blog. Da libertad de expresión.

No he estudiado nada. Pero al fin he avanzado en la estructuración de la trama del famoso libro que he de escribir este verano. Al menos ya tengo más o menos claro la dirección de las balas. Me faltan las pistolas, el escenario y muchas cosas. Pero las lineas iniciales ya están definiéndose. Sale un César que recuerda a Joe Pesci en Casino, un yo que no existo, una Sony con toques cartel mexicano y un Berini aderezado con trocitos de Ote. Tomaré vuestros nombres prestados en el borrador, aunque el resultado no se ha de parecer en absoluto a la realidad (párrafo para mis amigos).

Leí también un cuento, El Horla de Guy de Maupassant, o lo que supongo una traducción pésima, parecía la pluma de un crío de catorce años. De todas formas la historia es muy inspiradora, de hecho es la base de La llamada de Cthulhu de Lovecraft, presumiblemente lo siguiente que leeré. Me sirvió para bosquejar el amago de argumento antes referido y para escribir un poema más bien mediocre.

Ese poema me recordó que quizás mintiese. Que mis primeros versos no fueron los que referí en el post Mi primer poema. Aunque sí fueron los primeros que me gustaron. Los primeros los firmé poco después de romper con mi novia allá por febrero de este año. Y son parecidos a los de hoy. Por eso me gustaría compararlos.

Finalmente, y para rematar esta extraña miscelánea os pongo una canción de Nacho Vegas, que recordé al dejar cierto comentario en otro blog porque contiene una de mis frases favoritas. Que os sea leve...

I- El viento


El espacio que nos separa
está hecho del mismo aire que nos llena los pulmones
es en el aire donde reside la felicidad
porque respirar es igual a estar vivo
porque se deja romper con facilidad
porque es perfectamente transparente
y aunque ahora estemos separados
una sola mirada basta para unirnos.

El aire es bueno
no planta lucha ante el beso de los amantes
no se interpone con el abrazo de los amigos.
El aire no se ve, y al mismo tiempo es sólo apariencia
parece que está ahí para dividirnos
pero existe para que podamos atraernos.
El aire es la libertad. El aire es un quizás.
El aire es musical, palpita al son de millones de corazones.
La vida esta hecha de aire en constante movimiento.

II- Es invisible

Abro los dedos para al momento cerrarlos
tratando de asir esa nada intangible
ese no ser que me ciñe las manos
y me las deja al instante después volar libres.
Juraría que está, aunque sé que no existe
pero está sin estar en mi entorno cercano
está porque si no no podría intentarlo
no podría desear su no materia impasible
no querría fundirme con ese no algo.

Quizás solo en sueños vemos lo que es invisible
las gaviotas se vuelven heridas del cielo
las nubes dibujos de mundos enteros
el viento es visible, el viento tan triste
que viola el vacío en su eterno soplido
llevándose al irse el secreto perdido
de lo que nos separa y nos hace diferentes.

Por eso a cubierto me siento impotente
la quietud me aprisiona todos los sentidos
reconozco que temo no haya nada escondido
necesito dar gritos si no escucho el aliento
de lo que por no ser de ser está maldito
tengo entonces de costa un inmenso apetito
y huyo hacia el horizonte sin buscar un sentido
descanso empujando contra el viento mi cuerpo
al acantilado borde y finalmente siento
la libertad de confiar en lo que nadie ha visto
de existir por azar de lo desconocido.




"Y ahora siento que pierdo el control
sobre todo lo que creía mío
pero desde el momento en que te pude tener
ya solía sentir que te había perdido..."

Sólo un garabato ¡Deja otro!:

Anónimo dijo...

simplemente...me gusto

Publicar un comentario en la entrada