Odio

martes, 24 de junio de 2008

Te odio, porque no odiarte no puedo

te odio en cada estrofa, en cada verso

y el odio que te odio es un boceto

del odio que tengo como proyecto

pues remití sin precio hacia el averno

mi alma por odiarte más abyecto.

El odio en mis arterias es casero

y ya hasta de latidos soy desierto,

pues cabeza y corazón hacen incesto

para parir más odio de odio viejo

y cada vez que espiro otro jadeo

nace de aire y odio otro lacero.

Odiarte cada día es el albero

donde brego tus dos lágrimas trofeo

y hago doble jornada de pedrero

para extraer más odio del subsuelo

y sería necesario un universo

si reuniera todo el odio que retengo

y aún más odio habitaría en el reverso.

Pero mi odio a la traición no le es ajeno,

cuando miro en sus dos ojos no es sincero

y sospecho que es un odio de fogueo:

un estuche de pasión del amor terco.






"Cuando odiamos a alguien, odiamos en su imagen algo que está dentro de nosotros" Hermann Hesse

11 garabatos:

La Sandiego dijo...

No creo en el alma que no perdona, ni creo en el corazón que condena.

Chema dijo...

No creo en el amor que no condena, ni en el amante que perdona.

Alex dijo...

De todos es sabido que el amor y el odio caminan de la mano, y tan pronto odiamos, que al segundo estamos queriendo. Y no he recibido nunca tanto amor como el día que mas me han odiado.

Chema, en mi viaje no tengo tiempo de leer la intensidad de tus versos, pero tengo pendiente tu blog!!! ¿Donde está el lado cachondo de tu persona?

Chema dijo...

Puedes buscarlo en http://os100gaiteiros.blogspot.com

No escribo tanto allí, pero lo hago de vez en cuando. Se supone que ha de ser un blog divertido. Todavía estamos en ello.

Gracias por visitarme, en serio. Suerte con el viaje, espero que vuelvas menos idiota (xD).

SHEREZADE dijo...

Wuaoh, que rima, que belleza. Te recomiendo que entres a esta pagina www.letralia.com y vete a concursos, tienes muy buena letra.
Gracias por visitarme, creo que tambien tu te has ganado una lectora.
Precioso en serio.
Un beso
Dios te guarde

Lilith dijo...

Nueva incorporación al refranero poético de Chema:

"Cabeza y corazón hacen incesto para parir más odio de odio viejo" (RPC, 2008).

¡Bien! Ya llevas dos, y creo que muy pronto tres. Con lo obsesiva que soy, cualquier día te redacto el refranero con todos los refranes, su interpretación y sus usos contextuales.

La Sandiego dijo...

Ni es amor, ni es amante.

Manuel dijo...

¿Es medida libre?

Chema dijo...

Muchísimas gracias, Sherezade. Aunque creo que esperaré un poco para probar suerte. Un besazo.

Lilith, jajajaja, te voy a tener que hacer colaboradora. Aunque a esa frase no le veo mucha aplicación como refrán, a ti se te da mejor que a mi ;)

Manuel, si te refieres a si es verso libre, no. Todos los versos tienen la misma rima asonante. De todas formas, no se ajusta a ningún metro clásico.

Suelo recurrir a la rima asonante. Para mi es el equilibrio perfecto entre libertad y musicalidad.

Y usted, señorita. El amor duele demasiado para no ser culpable. Pero creo que se trata de un crimen mediato. Y la condena ha de ser mutua.

La Sandiego dijo...

Ese amor que procesas, es el enfermo, el que maltrata y lastima a todos.
Definitivamente, eligí retirarme de ese juego en el que siempre me toco perder.

Parecerá la posición "cómoda", pero yo ya me equivoqué demasiado.

Chema dijo...

Creo saber qué tipo de amor defiendes. Creo saber a qué te refieres. Pero francamente. Creo sinceramente que no tiene nada que hacer frente al amor que traspasa, rompe y asola. Y aunque no te conozco, creo que tu retirada ha sido sólo temporal.

Para mi simplemente es imposible. Y me da igual. No me importa. Creo un lujo sufrir por amor. Con el tiempo ya ni siquiera esperas nada a cambio. Pero te das cuenta de que no hay nada que lo supere. Porque simplemente no hay nada que te acerque tanto a tu propia condición de hombre o mujer.

Cuando odias, y en el instante mismo en que estás odiando con todas tus fuerzas, te da cuenta de que amas más de lo que nunca has amado.

Y aunque haya gente que no crea yo lo sigo viendo. Lo veo en las mentiras, en los engaños y en las traiciones a uno mismo. A ese otro amor que tu defiendes. Lo veo en las miradas enmascaradas. Lo veo en los sacrificios no premeditados.

No es un amor romántico. No es un amor de flores y regalos. Aunque suene manido: es un amor de espinas y miembros amputados. Es un amor que duele. Es un amor tan fuerte que nunca puede ser recíproco. Pero que da más vida en su condena de unos minutos que treinta años de jardines y cielos despejados. Y eso nunca se olvida. Eso nunca se perdona.

Porque no es para siempre. Lo demás es literatura.

Publicar un comentario